+ -

Visita nuestra Galería de fotos

Entrada destacada

jueves, 4 de marzo de 2010

Sanar tu hígado




Cotidianamente maltratamos nuestro hígado, con alcohol, grasas, azúcares, IRA...

Em Qi He practicamos algunos ejercicios taoistas, para equilibrar la energía vital (Chi) del hígado, para apoyarlo en su tarea de liberar nuestro cuerpo de las toxinas enquistadas.

El Hígado es una glándula de gran tamaño que pesa alrededor de kilo y medio. Realiza multitud de actividades ligadas, esencialmente, al metabolismo. Es como una gran plataforma desde la que se liberan sustancias básicas, para muy diversas funciones. Está situado debajo del diafragma, ocupa la parte más alta de la cavidad abdominal, en el hipocondrio derecho.

Sus funciones principales:

Actividad circulatoria. Se encarga de filtrar la sangre procedente del intestino depurándola.

Actividad secretora y excretora. Se encarga de producir bilis, sustancia encargada de facilitar la digestión de las grasas en el intestino, entre otras muchas funciones.

Actividad metabólica. Participa en la metabolización de los carbohidratos, proteínas, lípidos, minerales y vitaminas.

Actividad protectora y destoxificadora.

Actividad hematológica.
Desde el punto de vista de la medicina china, el Hígado, además de hacer de depósito de sangre y de regular la cantidad de sangre que está en circulación, en función de las demandas de la actividad física, tiene una función primordial que es controlar el flujo uniforme del Chi, evitando su estancamiento.

Los ojos, los tendones y las uñas están relacionadas directamente con el Hígado.

La Ira, las frustraciones, la cólera, son emociones relacionadas con el Hígado.

El equilibrio de la circulación del Chi en el hígado se cosidera básico para el mantenimiento de la salud.


1.-Centra tu atención en tu hígado. Agradécele las funciones que realiza para ti. Sonríele internamente. Si está enfermo, háblale, como a un ser querido, y anímale para su curación.

2.-Frota las palmas de las manos y colócalas sobre la zona del hígado (costado derecho de nuestro cuerpo, donde acaban las costillas). Imagina una corriente de energía que sale de tus manos y la introduces en este órgano, durante unos tres minutos. (no estés pendiente del reloj, cuenta unas doce respiraciones si te ayuda)

3.-Visualiza ahora, durante otros tres minutos, cómo el hígado capta la energía curativa que le envías y cómo se va regenerando.

4.- Imagina un hígado sano, esponjoso, por el que circula la sangre y el chi, sin obstáculos.


Ejercicio 2. Masaje.

Acostad@, boca arriba, coloca las manos a ambos lados de tu cuerpo, con las palmas hacia arriba.

Relájate.

1.-Centra tu atención en tu hígado. Sonríele internamente.

2.-Frota las palmas de las manos y colócalas, una sobre otra, con las palmas hacia abajo, sobre el hígado. Masajea en dirección diagonal, desde las costillas hacia el ombligo, suavemente, con una presión muy ligera, nueve veces, mínimo, o múltiplo de nueve.

4.- Visualiza un hígado sano, esponjoso, por el que circula la sangre y el chi, sin obstáculos.
5 Escuela Abierta de Artes Sanadoras Qi He: marzo 2010 Cotidianamente maltratamos nuestro hígado, con alcohol, grasas, azúcares, IRA... Em Qi He practicamos algunos ejercicios taoistas, para ...
< >